Chat en Vivo

¿Cómo identificar los lunares?

18/02/2017

¿Qué son los lunares?

Son proliferaciones de células llamadas melanocitos, las cuales producen el pigmento de la piel, por lo que le dan su color característico. En su mayoría están determinados por un componente genético, pero el ambiente también es relevante, ya que se observan con mayor frecuencia en personas que han tomado mucho sol a lo largo de su vida.

Los lunares se forman mediante la acción de las células encargadas de producir el pigmento de la piel llamadas melanocitos. Estos también reciben el nombre de nevos y pueden tener diversas formas, se presentan de forma aplanada, o abultada, lisa o verrugosa, de igual modo su color también puede variar y ser pardos, oscuros o negros. Inclusive en muchas oportunidades pueden tener el mismo tono de la piel.

 

 

¿Es normal que se produzcan cambios?
Sí, es normal que con el tiempo aparezcan lunares nuevos o que los existentes vayan cambiando en forma progresiva. Lo importante es que estos no se vuelvan malignos y de ahí la relevancia de su control regular. Los lunares pueden ir creciendo proporcionalmente en los niños y, en los adultos, ir perdiendo pigmentación o levantándose levemente; pero todos son cambios graduales.

¿Cuándo preocuparse por un lunar?

Debemos observar si el lunar cambia de tamaño, de color, de forma, comienza a crecer, pica, sangra o duele. Todos ellos son signos de alarma y tenemos que consultar al especialista para que lo valore.

Existe una regla muy fácil de recordar y muy útil para saber diferenciar si se trata de un lunar benigno o, por el contrario, puede ser problemático. Es la llamada regla de ABCDE:

– A (Asimetría). Un lunar normal es una lesión simétrica, en cambio los melanomas son lesiones asimétricas.

– B (Borde). El límite de una lunar normal es bastante regular, sin embargo, los melanomas tienen entrantes y salientes.

– C (Color). Los lunares tienen un color homogéneo, más claro o más oscuro, pero homogéneo, si se tiene un lunar distinto a los demás, debería revisarse.

– D (Diámetro). Los lunares suelen tener un contorno de menos de 5 mm.

– E (Enrojecimiento). Si existe, es más probable que se trate de un melanoma.

Más lunares, más riesgo:
Mientras más lunares tiene una persona -especialmente si estos tienen características poco comunes-mayor es el riesgo de que se malignicen o que aparezca un melanoma. De igual manera, las personas que tienen antecedentes familiares o personales de cáncer a la piel, también forman parte de la población de mayor riesgo.

Estar atentos siempre:

El auto examen del paciente y el control periódico con un especialista, son fundamentales para el diagnóstico precoz. Es importante que cada persona conozca sus lunares y que se ayude con espejos para visualizar los que se encuentran en zonas más difíciles de observar, como la espalda o la planta de los pies. Si se encuentra algo sospechoso, es importante consultar a la brevedad; y, si no, controlarse en forma regular con el dermatólogo.

 

Fuentes:

www.clinicalascondes.cl/NOTICIAS/Cuidado-con-los-lunares.aspx

www.mejorconsalud.com/todo-lo-que-debemos-saber-sobre-los-lunares/

 

Recibe noticias, promociones y descuentos especiales.

Suscríbete

MENU